domingo, 26 de abril de 2009

LAS EMOCIONES Y SU SEDE



Amig@s, ahora estoy consiguiendo profundizar en el fascinante mundo del sentimiento humano, que tiene un especial portagonismo en todo lo relacionado con las emociones y el positivismo y en la psicología positiva. Cultivando las emociones positivas estás realizando un valioso recurso terapeútico para reparar y transformar la vida ordinaria de algúnas personas.

Después de haber leído una serie de libros de psicología y autoayuda, por fin, he dado con uno que verdaderamente me hace ver que sí se identifica, no sólo gráficamente sino tremendamente bien explicado letra a letra y frase a frase, qué es eso de que "las emociones te construyen o te destruyen"... Así que paso a resumir un poquitín, lo que es el mundo de las emociones y lo que positiva o negativamente pueden llegar a beneficiarnos o perjudicarnos en nuestra evolución personal , en cuanto a la psicología positiva. Cada día me gústa más esta palabra, nadie se imagina, lo importante que es aceptar y creer, visualizando y visualizándonos en situaciones de la vida cotidiana que todo, désde un punto de vista más positivo, podemos llegar a conseguir sino todo, muchas de las cosas que nos proponrmos día a día.

En este apartado, referido a las emociones y su sede, cabe señalar, que las emociones , como muy bien explica el psicólogo, pedagogo y escritor el señor Bernabé Tierno, en su libro Optimismo vital, son tendencias de respuestas, con un gran valor adaptativo y que se presentan con claras manifestaciones a nivel fisiológico, sobre todo en la expresión del rostro. Son intensas y breves en el tiempo. Estos datos resultan más apropiados para las emociones negativas(miedo, ira, asco, tristeza, desprecio, culpa, vergüenza, timidez), ya que éstas se asocian más fácilmente a tendencias que ofrecen respuestas directas, claras y específicas, como es el caso de la ira o del miedo, emociones que activan de inmediato nuestros sistemas de alerta y por tanto nuestro rostro las refleja al instante en sus expresiones. Recordemos un rostro airado, entristecido o temeroso y entenderemos perfectamente por qué las emociones negativas se exteriorizan de manera más intensa y rápida.

Las emociones positivas también son bastante expresivas y se exteriorizan, pero normalmente lo hacemos de forma menos reactiva: la satisfacción, la alegría, elbuen humor e incluso el entusiasmo y el júbilo se reflejan en nuestro rostro, pero con intensidad media, como cierta dulce euforia. En cuanto a los estados anímicos(sentimientos), que tienen mayor porfundidad y duración que las emociones, son más difusos y no tienen una causa específica. Por eso, apenas se traducen y reflejan en el rostro, aunque se manifiestan como si fueran emociones con una intensidad baja: la dulzura, la ternura, la paz interior, la serenidad, la pena y la tristeza...se notan, pero son menos escandalosas.

¿Dónde está la sede de nuestras emociones? En un conjunto de estructuras nerviosas que se llama sistema límbico( hipocampo, circunvalación del cuerpo calloso, tálamo anterior y amígdala):http://es.wikipedia.org/wiki/Sistema_l%C3%ADmbico. Es precisamente esta última, la amígdala, la gestora y principal responsable de nuestras emociones, y si se lesiona, queda anulada la capacidad de emocionarnos.

EMOCIONES NEGATIVAS Y SU PARTE POSITIVA

Es verdad que las emociones negativas casi siempre nos desmotivan e interfieren el el logro de nuestras metas y objetivos. Constituyen una experiencia subjetiva displacentera y suelen ser tóxicas y destructivas, pero no simpre, porque aunque nos resulten tan dolororosas, tienen una importnte función de supervivencia, es decir, que también guardan su parte positiva, haciendo verdad aquello de que "no hay nada tan malo que no esconda algo bueno".

Por ejemplo, el miedo es positivo en cuanto que nos ayuda a combatir algunos males que nos acechan o nos empuja a huir de ellos. También nos advierte de los peligros que corren los demás para que así podamos prevenirles o ayudarles. Nuestros hijos corren muchos peligros, y el miedo a que les pueda suceder esto o aquello, verdaderamente grave, nos sirve de alerta a los padres para ayudarles. Nosotros mismos, los adultos, si no tuviéramos ese necesario miedo racional, si nada temiéramos, viviríamos muy poco, como un niño que no tuviera a nadie que le advirtiera de los constantes peligros. Lo negativo son los miedos irracionales.

LA TRISTEZA , por su parte, verdaderamente tiene poco de aprovechable, y es difícil encontar en ella algo positivo. Dicen algúnos investigadores que cuando esa tristeza es momentánea, pasajera y sólo nos deja inactivos por poco tiempo, sirve para que depertemos en los demás sentimientos de generosidad y de ayuda hacia nosostros. Al ponernos tristes, los demás se sientn impulsados a proporcionarnos esos mimos y palabras de aliento que necesitamos. El problema empieza cuando la tristeza, por un hecho puntual y concreto, se convierte en una actitud melancólica y pesimista y nos encontramos "a gusto" hasta el punto de instalarnos en ella. En ese caso despertaremos rechazo en los demás, que corren el peligro de contagiarse de nuestra melancolía, la cual puede a su vez convertirse en depresión.

LA CULPA puede ser positiva y beneficiosa cuando nos sirve para reconocer que nos hemos equivocado o que hemos obrado mal, ya sea de forma consciente e inconsciente. Este reconocimiento de las sculpas positivas va acompañdo de sentido común, madurez psíquicas, humildad y autenticidad, todo con el firme propósito d ehacernos responsables de nuestros errores y de obrar en consecuencia corrigiendo el mal y los daños causados. Esta culpa positiva contribuye a lograr de forma inteligente que la persona a quien hemos dñado, perjudicado u ofendido se muestre empática y comprensiva con nosotros y desista de ir en nuestra contra o, al menos, sea menos drástica en sus exigencias sobre los daños que le hemos causado.

La culpa negativa, sin embargo, es causante de incontables males físicos, mentales y psíquicos, ya que quien la padece no cesa de rumiar sus males, carencias, desgracias, mala suerte y defectos, mas imaginarios que reales. La culpa negativa, como tantos otros sentimentos de este tipo, puede convertirse en una postura cómoda, porque mientras el sujeto que se autoculpa gasta tiempo y energía en lamentos, no pasa a la acción ni hace nada por corregirse y remediar el mal.

Semtirse desgraciado desde la mañana hasta la noche imposibilita al sujeto para encontar una solución a la situación creada. Descargada de energías físicas y psíquicas, al persona queda anclada en la estúpida actitud negativa de la queja y del lamento.

Si repasamos comprenderemos que cargados de signos negativos el recipiente de nuestro cerebro (los pensamientos), los sentimientos, emociones, acciones y disposissciones, hábitos y actitudes serán tmabién negativos, como lo seá el carácter del individuo en cuestión y su propio destino, que a su vez irá generando más y más negativismo como se se transmitiera por vasos comunicantes. Si la persona que alimenta constantemente un sentimiento negativo, como la culpa negativa, la ira o la tristeza, no sale de ese circuito cerrado de negativismo, labrará su desgracia y permanecerá en ella hasta que aprenda a generar una actitud conscientemente positiv, que le restablezca y devuelva a un estado emocional gratificante, de autoconfianza, autoestima y sentimiento de competencia.

LA VERGÜENZA Y LA TIMIDEZ, si son moderadas y no demasiado frecuentes, pueden tener algún valor positivo como muestra de puedor ya para dejar claro a los otros que deseamos proteger nuestra privaciada e intimidad. Pero cuando la vergüenza y la timidez son una costante y se convierten en actitud, deben ser tratadas psicológicamente, ya que reflejan una baja autoestima, inseguridad y falta de asertividad.

LA IRA peude ser sana, juesta y controlada en determinadas ocasiones en las que sirve eliminar los obstáculos que bloquean nuestros objetivos, como en el caso de uan reacción ante el mal y las injusticias. También puede servir par prevenir nuevos ataques y agresiones. El problema está en que pocas veces podemos controlar nuestra ira, y lo normal es que curse con tremenda reactividad y descontrol, jutno a descargas de violencia verbal, gestual y física. La ira desbordada suele ser muy pernicionsa y genera incontables problemas tanto al iracundo como a quienes la soportan o padecen.

LA ANSIEDAD SOCIAL es el temor a no ser aceptado, a no caer bien, a cusasr mala impresión y a ser juzgado por los dmás de forma peyorativa. La ansiedad social la padecen normalmente las personas tímidad e inseguras, pero no siempre ni necesariamente, ya que la preocupación por la imagen, por la immpresión que causamos a los demás y por qué dirán afecta a un alto porcentaje de personas.

EL DESPRECIO no tiene nada de positivo, y quienes lo utilizan son los verdaderamente despreciables, tanto más cuanto mmás alto sea el cargo que ocupan. La pesona que utiliza el desprecio lo hace para indicar al despreciado que éste se encuentra en una posisción iferior, y que el otro le domina (por categoría social, nivel cultural o económico, etc.). Quien desprecia, de forma estúpida se siente superior a sus semejantes. Es decir, que su actitud altanera, despectiva y desafiante le proporciona una flasa sensación de superioridad.

EL ASCO, sería el desagrado que pueden producir ciertas personas por su aspecto físico, olor corporal, etc. En este sentido, no tiene nada de positivo, porqué esa persona que nos produce asco física o psicológicamente es un ser humano. Un leproso o un mendigo sucio y maloliente, más que asco, debería suscitar en nosotros compasión y deseos de ayuarle como hermano. El asco en otros terrenos, como el que nos puede producir un alimento en mal estado,sí es positivo, pues nos advierte de un peligro.

Para ya terminar por hoy, es preciso recordar que muchas de estas emociones negativas han permitido a los individuos de nuestra especie salvar sus vidad. Nadie duda de que tienen un valor inmediato par ala supervivencia y para superar situaciones críticas. Lo importante es no dejarlas sin control.

Bueno amig@s, hoy sólo resumí, al menos lo intenté , qué son las emociones negativas y su parte positiva, así que el próximo post tratará de cómo están clasificadas las emociones positivas, que las hay y muchas, personalmente, las voy descubriendo y para mí todo ha cambiado désde el nuevo punto de vista que le doy a mi vida y al de mi familia, y es que es muy cierto, como dijo el escritor Alejandro Dumas: "La vida es fascinante: sólo hay que mirarla a través de las gafas correctas"...y qué verdad tan grande.

5 comentarios:

Rosa dijo...

La verdad, es que yo de todo esto entiendo más bien poco, solo se que la vida te va enseñando poco a poco, y que tenemos que intentar sacar algo bueno de todo, incluso de lo malo, y si te encuentras con una zancadilla, levantarte y no recrearte en el dolor de la caida si no en el placer de la remontada.
Un besito belenuka y buen Domingo

laviana ( Fely) dijo...

Yo pienso que las cosas de los libros...son , eso mismo palabras que son muy fáciles de expresar en una hoja....lo mas dificil,seria plasmar esas mismas palabras el¡n la vida......pero eso es mas complicado. Yo pienso siempre o casi siempre en positivo, cuando tengo malos momentos...procuro pensar en otros momentos peores y así me consuelo.....jejej. Tienes un regalo en mi blog...si quieres pasate por el,no es necesario que lo cuelges con que lo cojas me es suficiente.
Un besazo guapa.

elrincondelatata dijo...

Hola!
Me paso para decirte que tienes un regalito enmi blog y que pases a recogerlo cuando quieras.
Un beso.

belenuka dijo...

Hola Fely, me alegra cada vez que te veo por aquí de visita. Agradezco tu comentario mucho, cierto es, tienes mucha rázón, a veces recordando lo peor a uno le alivia un poco la pena y el dolor del momento, y yo, digo también que para atrás, sólo para coger impulso...
Muchas gracias por los premios en cuanto pueda los cuelgo wapa, que casi a diario entro en tu cocina y me voy siempre encantada, siempre con ganas de volver.

belenuka dijo...

Rincón de la tata, qué subidon con tu premio así que en cuanto me sea posible lo cuelgo en el blog!
Un besin y seguimos en contacto.